Consejos para aliviar el cólico del bebé

Los cólicos del bebé o más conocido como cólico del lactante es un problema que surge con mucha frecuencia durante los primeros meses de vida del bebé. Se caracteriza por unos llantos muy fuertes y prolongados. Vamos a explicarte hoy cómo puedes detectar su presencia y unos consejos para aliviar el cólico del bebé.

El principal problema al que os enfrentáis todos los padres es detectar la presencia de este problema y distinguirlo de otro tipo de problemas. En niño básicamente se comunica por el llanto en sus primeros meses de vida con lo que distinguir las causas que lo provocan será la clave. Se calcula que uno de cada cinco bebes menos de 4 meses sufrirá de cólicos de este tipo.

Detectar el cólico del bebé

El bebé, durante sus primeros meses de vida, llorará porque tiene hambre, porque se cansa de la postura en la que está o porque siente el pañal mojado. También llorará si tiene frío y calor o ante un ruido fuerte que le sobresalte, por citar sólo algunos ejemplos. Por lo tanto, si el niño llora de manera prolongada y todas esas causas no están presentes podemos pensar que podría tener los temidos cólicos del bebe.

Si el pañal está cambiado, acaba de comer y no se da ninguna de las otras circunstancias podemos pensar que, efectivamente, este es el problema.

Otra de las referencias que te puede servir para detectar los cólicos del lactante es que se da con más frecuencia durante los tres primeros meses de vida. Que el llanto se da durante varias horas y de manera frecuente varios días a la semana. Si crees que este es el problema, ante todo no te asustes, es algo normal y frecuente y se puede aliviar.

 

Causas del cólico del lactante

En realidad, no se conoce una causa clara, la menos demostrada científicamente en la mayoría de los casos. Podría deberse a varias causas. Por eso se suele asociar que esté causado por ingesta de aire durante la comida, la presencia de gases o incluso problemas de estrés y cansancio del bebé.

Por eso la mayoría de los tratamientos van encaminados a dos circunstancias:

  • Tomas del bebé. Una toma adecuada y tranquila, así como la intervención posterior pueden ayudar a que estos cólicos no aparezcan.
  • Contribuir a la tranquilidad del bebé en todos los sentidos puede repercutir en la desaparición de estos cólicos y su prevención.

Y ante todo no debes perder de vista que el cólico del lactante no es una enfermedad en sí. No es necesario ni adecuado la utilización de medicamentos salvo que así lo haya recetado un facultativo especializado.

Tratamiento del cólico del lactante

Existen diversas técnicas que parecen aliviar y retardar la presencia de estos cólicos, son las que te vamos a explicar. Ten en cuenta que estos remedios no solucionan el problema del todo pero sí está demostrado que contribuyen a la reducción de los cólicos.

1.- Eliminar el aire del biberón. Es necesario hacerlo para evitar la ingesta de aire en las tomas.

2.- Biberones anti-cólicos. Existen unos biberones especialmente preparados para eliminar el aire en la toma. Puedes adquirirlos en nuestra farmacia.

3.- Expulsión de gases. Tras la comida del bebé hay que ayudarle a que elimine inmediatamente los gases que se puedan producir ayudándole a eructar.

4.- Masajes en la tripa. Ligeros y suaves masajes en la zona abdominal han demostrado una gran eficacia contra estos cólicos. Además, contribuyen a la tranquilidad y relajación del bebé. Hacerlos de manera frecuente todos los días ayudará mucho. Puedes ayudarte para ello de un aceite especial para la tripita del bebé.

5.- Leches anti-cólico. También conocidas como leches AC/AE o digestivas. Este tipo de leches favorecen la digestión del bebé reduciendo la lactosa lo que evita la formación de gases en su aparato digestivo. Puedes adquirirlas en nuestra farmacia.

 

Otros consejos

6.- Baños tibios. Los baños con agua tibia tranquilizan mucho al bebé. Si los llantos aparecen en las mismas horas del día es bueno adelantarse a ellos con baños en agua tibia para relajarle.

7.- Tranquilidad. Como ya te hemos contado antes, los niños pueden estresarse y ponerse nerviosos si no se sienten protegidos, con ruidos altos, cansancio, etc. Por lo que mantener en todo momento un ambiente relajado en su espacio y con el adecuado contacto de sus padres contribuirán a su relajación.

8.- Eliminar la leche en la madre. En algunos casos se ha detectado que la ingesta de leche en la madre si le da el pecho al bebé puede repercutir en los cólicos. Puedes probar a eliminar la leche de tu dieta y ver la evolución del llanto de tu bebé.

 

Qué no hacer ante un cólico del lactante

Durante mucho tiempo se han utilizado remedios caseros de lo más variopinto. De hecho, hay en el imaginario colectivo consejos muy antiguos incluso algunos de ellos hoy nos parecerían aberrantes. Vamos a explicarte algunas de las cosas que no se deben hacer ante los cólicos de nuestro bebé.

No dar infusiones. Frecuentemente se han utilizado infusiones con hierbas. Ningún estudio científico parece haber demostrado que esto surta efecto. De hecho el propio concepto de utilizar infusiones de hierbas en niños tan pequeños puede sonar hasta contraproducente. Nuestra recomendación es que no se utilice está técnica ya que no es adecuada en bebés de pocos meses.

No administrar medicamentos. Ya hemos mencionado antes que los cólicos del bebé no es una enfermedad y por lo tanto no se debe utilizar ningún medicamento. Somos insistentes, pero esto es importante. Sólo un médico especialista debería recetarlos y si lo hace, seguramente sea porque es otra la causa de los llantos de nuestro niño.

Ponerse nervioso. Esto es lo peor que pueden hacer los padres: ponerse nervioso. Hay que conservar la calma en todo momento. Primero porque los cólicos del lactante es algo más normal de lo que crees y se solucionará, muchas veces desapareciendo con el tiempo, sin más. Y segundo porque si la causa es el estrés y nerviosismo del bebé la pérdida del control por nuestra parte sólo contribuirá a que el problema se mantenga o se acentúe.

SI el llanto del bebé es frecuente: respira, tranquilízate y ayúdale con posibles soluciones.

Responder